Dada la delicada colocación del cobre, lo mejor es dejarlo en manos de empresas especializadas.

El soporte puede ser a hormigón, madera o aglomerados, siendo la superficie especialmente lisa y uniforme. Sobre el hormigón, se dispondrá necesariamente una lámina de ventilación, para evitar el rozamiento del cobre sobre la superficie abrasiva del hormigón. Si el soporte es de madera, ésta deberá estar especialmente seca, para evitar que salten las fijaciones. También es recomendable, aunque no imprescindible una lámina de ventilación. No se utilizará madera de cedro ni de baja densidad como soporte.

Se utilizan básicamente dos sistemas de colocación de cobre en cubiertas, con junta alzada o con juntas sobre listón, siendo la primera la más utilizada. Con el sistema de junta alzada, los solapes longitudinales se realizan cada 600 mm. y las bandejas permiten longitudes de hasta 7 m. Para faldones mayores, se realiza una junta transversal, que se suele realizar mediante el sistema de engatillado y solape.

Junta alzada
Junta con listón

Si no existen juntas transversales (faldones menores a 7 m.) se puede utilizar el cobre con pendientes mínimas, superiores al 5%. Con juntas transversales, realizadas mediantes el sistema de solape y engatillado, conviene que la pendiente sea superior al 15%.

El zinc se monta de la misma manera que el cobre.


Home
Cubiertas Ruiz, S.L.
C/ López Bravo, 39
09001 Burgos

Tlfno: 947 298 383
Fax: 947 298 451

cubiertasruiz@cubiertasruiz.com www.cubiertasruiz.com